Las expectativas están para superarlas.

Siempre hay que hacer caso a las indicaciones que da nuestro “sexto sentido”. En esta profesión, tengo claro que más todavía.

Nunca quedo con nadie cuando, tras una conversación telefónica, hay algo que hace saltar mis alarmas.

Sin embargo, cuando lo que te inspira son ganas irrefrenables por conocer a la persona, también hay que hacer caso a esa vocecilla, ya que su índice de acierto es del 98%. Sí, como la píldora.

Describirle es inútil, pues va más allá de simples palabras, aunque pueda parecer una apreciación demasiado romántica.

Pienso en ti esta noche, que te intuyo leyéndome y solo puedo darte las gracias por  la DULZURA (con mayúsculas) y por una cita que se ha quedado corta.

Hace unos días pedía encontrar al cliente perfecto. Creo que si no es él, desde luego, es quién más se le parece.

Pido perdón por la ñoñería, pero me ha dejado en una nube.

Imagen

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s