Cómo seguir sin ella

Buscó el mando a distancia para cambiar de canal, estaba solo en casa y realmente le daba igual lo que pusieran en televisión, únicamente quería tener una voz de fondo que le hiciera compañía.

Ella ya no estaba cerca, se había marchado tras la última discusión, la que colmó el vaso. Ya no habría más discusiones, ni más desconfianzas, no habría celos, ni habría que dar explicaciones, no habría anular planes unipersonales… realmente, la vida sin ella tampoco se planteaba tan mal.

Se durmió con ese pensamiento y al día siguiente comenzó a reestructurar su vida, en su caso, lo tuvo claro: toda la energía que había invertido en esa relación, la invertiría en sí mismo para evitar el vacío. Había mucho que hacer para convertirse en la mejor versión de sí mismo.

– Volvió a apuntarse al gimnasio. No le gustaba hacer deporte pero comprendía que su físico, su tarjeta de presentación, era importante. No se trataba de convertirse en un tío cachas, simplemente, se trataba de estar en forma y de tener una disciplina. La primera semana supuso un esfuerzo, después, se implantó en su vida y en seguida comenzó a notar los resultados.

– Comenzó a llamar a gente con la que hacía tiempo que no hablaba. Por saludar. Por retomar el contacto, simplemente, por integrarse de nuevo en una dinámica social.

– Se planteó tener un par de actividades sociales semanales. Se había vuelto casero, demasiado. Su vida se resumía al trabajo y a su pareja y ahora, faltaba una de las partes, había que tomar acción.

– Potenció sus pasiones. Lo que más le gustaba, retomó su pasión por la música, desempolvó su Hoffner y volvió a tocar, a meterse en foros, a intercambiar con músicos, a formarse.

– Dejó tiempo para leer. Nada de novelas, leía para formarse en temas que le interesaban.

– Aprendió a cocinar y a llevar una dieta sana, que le hacía estar más guapo, más joven, más activo y más concentrado. La alimentación es tan importante. También contrató a una señora de la limpieza, no le gustaba asumir esa responsabilidad.

La vida sin ella, realmente, no estaba nada mal.

– Comenzó a irse de putas, aprendió sobre sexo, sobre mujeres, disfrutó y un día entró en un blog, en el mío. Me conoció y me inspiró para escribir este post.

Gracias y enhorabuena.

ave-fenix4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s