Mi loco del coño

Hace poco hablaba de “la loca del coño de Paco González”, vuelvo a pedir perdón por utilizar ese término tan bestia y tan gracioso a la vez, me encanta. El caso, es que yo también tuve a un loco del coño, que me estuvo dando la brasa sin ton ni son.

Te cuento:

Los antecedentes son que en mi trabajo de “no escort”, hago publicaciones en un medio que es bastante activo.

A través de él, hay gente que contacta con nosotros directamente por correo para opinar, mandar informaciones o lo que les de la gana.

Me empiezan a llegar correos de un tipo cada vez que publicaba dándome su opinión sobre lo que había escrito. Aunque lo publicado no diera opción a opinar. Los primeros mails eran amables en exceso, se parecían mucho a los de alguien fascinado por otra persona, y sin conocerme, dejaba ver que se había imaginado mi personalidad y parte de mi vida.

Sí, muy mal rollo.

Dejé de responder sus correos, que solía contestar escueta y amablemente.

Su cabeza siguió por otros derroteros y por un artículo que publiqué, él interpretó que yo tenía gente cercana que consume alcohol en exceso (nada más lejos de la realidad) y ahí ya sí que flipé. Me di cuenta que lo único que quería era hacerme reaccionar, que le respondiera aunque fuera para decirle que había malinterpretado el artículo. Pero seguí en mis trece, sin responder.

Llegaron flores a la oficina, twitts personalizados dando a entender que nos conocíamos y un mail diciéndome que tenía un regalo navideño para mí.

Esta situación ya me provocaba bastante ansiedad y aunque lo comentaba con la gente y me aconsejaban que no le respondiera a nada, un día no pude más y contesté.

Simplemente le dije que me estaba incomodando muchísimo su actitud y que por favor me dejara en paz. Quizá utilicé unas palabras más duras 🙂 El caso es que él me respondió con un “sólo tenías que haberlo dicho antes, que vaya bien”. Y desapareció.

La moraleja de esto es que nunca se sabe exactamente lo que retroalimenta a un tarado obsesionado de estos, en este caso, a él le retroalimentaba mi silencio directo y mis artículos al mundo. Sin embargo, cuando fui directa, me caí de su altar y se esfumó.

Lo dicho…

9422582-tiro-de-ojo-de-pescado-de-gritando-loco-hombre-en-camisa-de-fuerza-en-aislamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s