¿Conectamos?

Normalmente cuando dos personas quieren conectar, lo más probable es que lo hagan. Tengo facilidad para conectar con la gente, aunque no somos infalibles, claro.

Sin embargo, siempre que conecto más de la cuenta con un cliente se me nota así:

– Me brillan los ojos. Sonrío con la mirada. Es algo químico y no se puede disimular, aunque esté hablando seriamente, al mirar directamente a los ojos, siempre dará la impresión de que estoy sonriendo.

Mi voz se vuelve melosa, sin querer. Esa es la señal de que he roto distancias y quiero cercanía, física y mental.

Pregunto, pregunto y pregunto. Ya de por sí soy preguntona, pero cuando conecto con alguien, quiero saber más.

Mantengo las manos frías. No es excluyente pero, creo que es cierto eso de “manos frías…”

– Durante la relación sexual beso, con mucha pasión.

– Soy complaciente, pero también me gusta que me complazcan y… pido.

Suben mis pulsaciones, mi temperatura corporal y me muerdo los labios.

– Al despedirme, me siguen brillando los ojos.

ojos brillantes

Cuando hay conexión se nota, pero, por si necesitabas más pistas 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s