Contratar a una escort para dar celos a tu ex

Me llamó y fue bastante claro con lo que quería. Únicamente deseaba que le acompañara a una cena en la que estaría su ex, con la intención de darle celos.

La verdad es que este tipo de juegos siempre me han gustado y lo he hecho ya con más de dos y de tres amigos personales, pero claro, no con un cliente del que no sabía absolutamente nada. ¿Y si su ex era una perturbada y le clavaba un cuchillo en medio de un ataque de cuernos?, ¿y si me lo clavaba a mí?, o se echaba a llorar, o se suicidaba… no sé, la gente está fatal.

Le hice cerca de doscientas mil preguntas, antes de aceptar la cita. Me pareció que todo era correcto: Lo habían dejado hacía unas semanas porque ella tenía dudas (había conocido a otro tío). Trabajaban en la misma empresa aunque en distintas ubicaciones e iban a coincidir en una cena para despedir a un compañero.

Ni besos, ni sexo. Sólo acompañarle, ir muy guapa, ser encantadora con todo el mundo y ponerle ojitos.

Cuando le vi supe que lo de ponerle ojitos no iba a ser ningún problema, realmente ver a un hombre atractivo, tan enamorado de una mujer, que había sido capaz de contratarme para intentar recuperarla, le hacía aún más atractivo aún.

Nos sentamos con otros de sus compañeros y fui todo lo maja que mi instinto de supervivencia me permitió. Debí serlo mucho, porque después, varios de sus amigos, tuvieron palabras de felicitación hacia él por mi presencia. Qué bien le hace sentir a una esas cosas.

Y llegó ella, sin compañía y con un traje de chaqueta blanco roto. Guapa, aunque con cara de cansada y quizá algo inquieta por saber que iba a encontrarse con su ex.

Se saludaron muy educadamente y nos presentó. Traté de hacerle sentir cómoda con una amplia sonrisa en todo momento, aunque creo que ella lo interpretó como una humillación. Cruzamos un par de frases profesionales. Que si lleva mucho tiempo en Recursos Humanos y que si conozco a fulanito de tal, el vicepresidente de una empresa con la que colaboro.

Me sentí regular, debo reconocerlo, porque intuí que ella se estaba muy incómoda con mi presencia. Vale que ese era el objetivo, pero no puedo evitar ser buena persona.

La noche transcurrió entre risas y buen rollo con los compañeros de mi acompañante y con mi acompañante. Ella se marchó en cuanto terminó la cena y lo hizo sin despedirse de casi nadie, por supuesto, no lo hizo de nosotros. Entonces mi acompañante se entristeció y yo le dije que podía estar tranquilo, ella le llamaría. Lo decía en serio.

Al rato, me dijo que prefería que nos marchásemos y me acompañó a coger un taxi. Le di un abrazo y le deseé mucha suerte, aunque estaba convencida de que cumpliría su objetivo.

Hoy he recibido un correo suyo, agradeciéndome mi papel aquella noche. Han vuelto a estar juntos y reconoce, que de alguna manera, yo tuve algo que ver.

Me alegro infinitamente por ellos y porque una historia que no debía acabar, haya podido reconducirse.

Me encanta que los planes salgan bien 😉

gfe

Marta de Lago 603200325 citaconmarta@gmail.com

One Reply to “Contratar a una escort para dar celos a tu ex”

  1. Creo que te alegras prematuramente: la historia ente ellos esta condenada a terminar pronto, y tu intervención únicamente ha servido para poner un clavo mas.
    Y ademas, te lo has dejado escapar “vivo”, y esta claro, que el tipo necesitaba un “repasito” de los tuyos. Eso si que hubiera sido un “buen plan” …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s