The client

Llegué diez minutos tarde, con lo que me gusta ser puntual. Iba algo nerviosa por la hora y porque era la primera vez que quedaba con él y apenas conocía nada de con quién me iba a encontrar.

Me esperaba en el restaurante, alto, guapo, sonriente y apuesto. Las hay con suerte y yo soy de esas!

Como siempre digo, el tema económico es algo de lo que debemos olvidarnos rápido, así que, según nos sentamos, me dio la llave de la habitación del hotel, para que me la guardara en el bolso. Evidentemente,  en el interior del sobre no estaba la llave, sino el efectivo de nuestro acuerdo.

Tan inteligente, tan divertido, tan pendiente de todo… ¿me lo puedo pedir para Navidad? Cenamos, nos divertimos y nos fuímos a tomar una copa. Cuando sonara el despertador sabía que me iba a arrepentir, pero me lo estaba pasando realmente bien.

Tras seducirnos aún más, nos presentamos en su hotel. Lo que allí sucedió, como siempre, queda entre el cliente y la escort, pero nos deshicimos en caricias, besos y pasión.

Me acompañó hasta el taxi, porque se lo pedí y porque es un caballero. Le pregunté si podía hablar de él en el blog y me dijo que sí.

Me fui esperando volver a verle pronto, aquí o allí, porque nos faltó noche y porque fue un placer compartirla con alguien como él.

llama al taxi

5 Replies to “The client”

  1. Excelente artículo este último tuyo. Si quisiera resumirlo en dos palabras díría:

    Girlfriend experience.

    Muy sintético. Sin embargo lo sintético debe combinarse con lo analítico. Y como ejemplo de analítico me gustaría señalar el siguiente articulo, que me ha encantado. Espero que no te moleste

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-12-19/las-escort-y-el-nuevo-trabajo-sexual-los-sorprendentes-cambios-en-el-amor-pagado_67826/

    Gracias por tus palabras.

      1. Yo me refería al artículo no a los comentarios. Éstos no suelo leerlos porque suelen desvariar mucho. Al citarlos tu en tu respuesta de arriba los he leido. Solo puedo decirte una cosa y es que tienes mucha elegancia escribiendo aunque solo estés respondiendo un comentario.

        Sigo disfrutando cada día con tu blog, es genial.

  2. Acabo de leer el artículo en el Confidencial y me encanta cuando comentas lo de la amortización constante de los activos…..(esta chica hasta sabe de contabilidad financiera).
    He sido usuario de alguna escort GFE y ciertamente es algo que va más allá del polvo rápido.
    Es una ilusión (ficticia) que suele durar una hora (los 300 euros del vendedor de la joyería) en la que compartes habitación o sofá con tu chica, en este caso una escort.
    Las emociones, las miradas, las sensaciones, hablar con ella de tus cosas, es lo primordial y el polvo (que importante también es) acaba en un segundo plano.
    Acaso no nos gustaría a muchos de nosotros, ir a cenar a un buen restaurante, tomar una copa al pie del Tibidabo (servidor es de Barcelona) y luego acabar en la cama con una chica especial, inteligente, morbosa, elegante y si guapa, mejor.

    1. Ni idea de economía Manel, lo mío son las letras puras, pero vamos, el nivel de debate estaba a ras de suelo. Creo que nadie que conozcamos un poco de este mundo podamos aguantar tanta paletada.
      Muy buena tu descripción 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s