Sabina paga la fiesta

A veces pasan cosas tan maravillosas como que Joaquin Sabina escriba una canción llamada Magdalena, la canción va dirigida una prostituta (o escort, como las llamamos por aquí).  En la canción, Sabina viene a decir que si Magdalena te pide que la invites a una copa, le invites a cien, que ya las paga él.

El nombre de Magdalena no es casual. María Magdalena.

Pues bien, a los pocos meses de salir publicado el disco, Sabina recibió una carta de un fan que le indicaba que Magdalena no se bebió cien, pero sí algunos benjamines en un puticlub de Bilbao, del cual le mandaba todos los datos y la factura. El fan, abogado él, le pedía que cumpliera su palabra. (Jajaja)

La factura ascendía a unas quince mil de las futuras pesetas, vamos, que la historia ya tiene un rato.

Sabina nunca defrauda, así que le mandó el importe con una nota que decía “la menor reincidencia rompería el encanto”  o lo que es lo mismo “me ha hecho gracia chaval, pero como lo vuelvas a hacer, eres tonto”.

El relato lo cuenta en su libro “Sabina, en carne viva”.

Desconocía esta historia, pero buscando y tirando del hilo, me la encontré. No he podido resistirme a contárosla.

per

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s