La metamorfosis de las citas

Parece mentira que de un día para otro hayan llegado las lluvias, el frío, la ropa de invierno… parece mentira que de un día para otro ya no estés aquí, conmigo.

Y mentira puede parecer que sin darme cuenta se hayan ido cayendo las barreras, los “hasta aquí puedo leer”. Y lo has hecho tú, sin esfuerzo, sólo siendo tú. Porque es más que suficiente para acercar cualquier distancia.

No sé si es por tu bondad que me haces ser mejor persona o por tu cariño en cada gesto, en cada palabra. Parece mentira pero no sé por qué te echo tanto de menos.

Ha llegado el frío de una forma repentina, no nos resistimos, lo aceptamos porque así debe ser, porque ya tocaba y porque como todo, sabemos que es pasajero. Llegas y te vuelves a ir de la misma forma, me desmontas y me vuelves a armar y me siento cuidada y deseo cuidarte y eso… eso son cosas de esas que pasan poco y que ojalá pasaran más. Ojalá me abrigaras esta noche.

Perdón por la intensidad, a veces, me da por desbordarme, sobre todo, cuando siento que por fin estoy en casa.

mdl

One Reply to “La metamorfosis de las citas”

  1. Queeé boonitoooo!!!!
    Ojalá pudiera abrigarte esta noche. Hacer lumbre y a su calor poder tomar una copa de buen vino en tu compañía. Claro, por supuesto. Por qué no?
    Solamente hace falta una cosa, vernos, cruzar nuestras miradas y que nuestros ojos se sonrían. Solamente eso, así de sencillo y a la par tan complejo.
    Suerte en la vida, princesa.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s