El tiempo da la razón

El tiempo va dando la razón a esa primera cita en la que nos encontramos, en la que nos dimos cuenta de que nos apetecía saber más de ti y de mí y repetir.

El tiempo siempre juega a favor, al menos, en este caso.

Siguen las mariposas en el estómago durante las horas previas a nuestro encuentro. Sigue la incertidumbre y después, tus ojos y después, la tranquilidad y la confianza. Y luego el deseo latente. Y las risas. Y las caricias. Y nuestros momentos tan nuestros, porque no podrían ser con nadie más.

Y vuelve a pasar el tiempo.

Y vuelvo a echarte de menos.

Y vuelvo a preguntarme cuándo, de nuevo, tú.

marta de lago tu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s