Qué bonito es cuando es bonito

Qué bonito es volver a verte. ¿Cuánto tiempo ha pasado? Cincuenta y pico semanas según mi Instagram, donde permanece la foto que nos tomamos aquel día. ¿Cuánto son exactamente cincuenta y pico semanas?. Da igual, ha pasado el tiempo suficiente para que se asiente tu vida y para renovar el vestuario de la mía. Por lo demás, todo sigue igual.

Esta vez quien está en el escenario, de forma circunstancial, soy yo, aunque es tu sitio y lo sabes. Mantienes tu halo de rockstar distante y con una falsa seguridad. Pero aún así, nos miramos y sabemos que la de aquel día volverá a ser nuestra noche, porque nos la debemos, porque hay algo que se nos escapa y nos hace querer estar cerca, tocarnos. Es piel. Puramente piel.

Qué bonito es todo lo que haces, cómo hablas, tu voz, lo que tienes que contar, tus silencios, tu estilo, tu risa y que, ya en tu casa, me hagas partícipe de tu arte. Me miras y muero de admiración, no lo oculto, ¿pa qué? Mientras sigues tocando  yo agarro con fuerza el culmen de la felicidad de ese momento tan íntimo.

Somos tú y yo, es el tinto en las copas de cristal, es tu humor, es la generosidad de amar por encima de todo durante una noche. Nuestra noche de nuevo.

Y es que parece, que cuando siento un vacío por el que no encuentro razón, la vida vuelve a ponerte ahí para inspirarme, para recordarme lo grande que es la libertad y la esencia de la que estamos hechos.

Qué bonito lo del desayuno y la cotidianidad. Qué bonito ha sido volver a verte, que existas y que estés. Qué bonito eres tú y qué bonito es fluir.

———————————————————————————————–

Sí, evidentemente este post forma parte de mi vida personal, no es el primero que escribo, pero sí uno de los más íntimos y que entiendo que sólo comprenderán las personas que me conozcan un poquito más. Perdonadme la licencia, pero a veces necesito contarle al mundo cosas de las que no puedo hablar con mi mundo.

Feliz lunes!

guitarra

2 Replies to “Qué bonito es cuando es bonito”

  1. Uno no llega aquí buscando prosa, ni verso, ni sinceridad. Sobra decir por quė llega alguien aquí, por qué llego yo. Pero cuando la encuentra lo agradece si sabe mirar más allá, si puede dejarse llevar por el texto, si reúne la valentía suficiente para decir “…ojalá fuese yo, hablará de mi…”

    Gracias por compartirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s