ESO y las citas

No soy especialmente ñoña, a menos que estemos en la cama en esos momentos de después. Sin embargo, me surge una pregunta ñoña que espero no conste en acta : ¿Cuándo fue la última vez que sentiste maripositas en el estómago por tener una cita con una mujer?, voy más allá, ¿cuándo fue la última vez que sentiste esas maripositas, en general?.

Creo que esa sensación queda reservada exclusivamente a los solteros o a hombres que, sin serlo, se buscan sus mañas para no dejar de sentir eso, porque ESO mola tanto, que merece la pena recordarlo/experimentarlo/cuidarlo/follárselo… Yo qué sé.

ESO, dura lo que dura, no le puedes pedir más, tampoco lo intentes, por no frustrarte y esas cosas. Pero mientras dure, por Dios, siéntete la persona más afortunada, más guapa y más Batman que hay en este mundo. Porque ESO, no lo vive cualquiera, porque es arriesgado, porque ya no no toca, porque no hay cojones.

A lo que voy es que a veces hay que hacerse preguntas diferentes a las que nos cuestionamos cada día una y otra vez.

¿Quién necesita vivir ESO?… quizá, ¿tú?.

erotico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s