Sobre cómo son los clientes de las escorts

He intentado escribir sobre diferentes temas esta semana, sin embargo, tengo uno que me está quemando los dedos desde que hace unos días, escuché una conversación en la que dos paletazas señoras, hablaban libremente de cómo debían ser los hombres que recurren a los servicios profesionales del escorting (también conocidos como puteros). Es un sobrenombre feote, ya lo sé, pero ¡eh!, ¡no lo he puesto yo!

“Si necesitan pagar por follar, así tienen que ser”. Esa creo que fue la frase exacta.

Si ellas supieran, si ellas pudieran hacerse sólo una pequeña idea de la clase de amantes que tengo… Qué pena me dio no poder decírselo.

He revivido la escena una y otra vez. En mi imaginación, me levanto de la mesa del restaurante en la que estaba con varios compañeros, me acerco a ellas, me siento en su mesa y les digo:

“¿Alguna vez os habéis sentido las mujeres más deseadas del mundo?, ¿os han admirado, mimado y cuidado como si no hubiera un mañana?, ¿alguna vez os han sorprendido con un detalle, un regalo, una sorpresa, simplemente porque sí, porque te lo mereces todo?. ¿Alguna vez habéis vivido citas que no queríais que se acabaran nunca?, ¿sabéis la magia que se puede crear con un amante durante sólo unas horas?. No. Evidentemente no tenéis ni puta idea. Hoy en día NADIE necesita pagar por follar y por eso, yo no sólo follo. No, es mucho más lo que hay detrás de nuestras citas. Mucho, mucho. Tanto, que no soy capaz de explicároslo. Tanto que prefiero que sigáis pensando así, mientras yo, vivo esas historias con las que ya quisiérais soñar. Pero cada cual con sus limitaciones y prejuicios, señoras, que yo también los tengo.”

TAXI!!!!!

CALL girl

 

 

4 Replies to “Sobre cómo son los clientes de las escorts”

  1. Muy buen comentario, Marta. Supongo que cada cual tendrá sus motivos para contratar a una escort, pero en mi caso las razones se parecen mucho a lo que dices, curiosamente, visto desde tu lado. Desde el mío, se trata de recuperar, aunque sólo sea por unas horas y de forma un tanto ficticia, la ilusión y el encanto de descubrir una mujer maravillosa. Y, desde luego, contigo lo he vivido.

  2. Si algunas personas supieran que a veces pagamos por el simple hecho de gozar de la COMPAÑÍA de una mujer excepcional sin que haya sábanas de por medio, solo por el placer de escucharla, de mirarnos en su ojos, porque por fortuna en la vida hay muchas cosas además del sexo aunque reconozco que es muy divertido realizar esa actividad “lúdico-festiva”, en fin, que creo que nadie me creería pero por fortuna eso a mi me da lo mismo; lo que me da miedo es que muchas veces jugamos con fuego y me refiero al fuego emocional y para esas quemaduras yo todavía no tengo pomadas y duelen una “jartá” y lo digo con conocimiento de causa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s