Cuando te dejas sorprender en una cita

No era especialmente guapo, pero sí muy atractivo. No despertaba mi admiración, pero me encantaba su bondad. No teníamos demasiadas cosas en común, pero nos gustábamos. No pasaba los cuarenta ni estaba casado, pero era educado y encantador. No se lo puse especialmente fácil, pero me propuso la cita más divertida e inocente del mundo… creo que fue ese el momento en el que ya me tenía comiendo de su mano.

Por discreción, no voy a comentar la cita, sólo diré  que había disfraces y una banda tocando en directo (ya, tú también te enterneces al imaginarlo, lo sé). ¿Sabes cuando un hombre está en todo momento pendiente de ti, cuidándote y protegiéndote?, sí, eso que nos gusta taaaaanto a las mujeres y que a veces se os olvida (perdón por la puñaladita gratuita 😛 ) Bien, pues a él no se le olvidó ni un segundo y yo ya estaba a medio derretir.

Me encanta la bondad de las personas, es algo superior a mí, hace que se despierte mi interés, que las quiera tener cerca, que las admire. Porque tienes que estar muy seguro de ti mismo si dejas ver, de forma genuina, esa bondad a una perfecta desconocida. Y eso hizo él.

Con un poquito de aquí y un poquito de allá consiguió apasionarme realmente, tanto, que aquí estoy, recordando aquella noche con una sonrisa y pensando en cómo se podrá superar algo que hasta hoy, me resulta inmejorable.

420976_303551959708670_194741513923049_826487_1869159204_n_large

Marta Girlfriend Experience:

citaconmarta@gmail.com/ +34603200325

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s