La opción más cómoda y segura siempre es contratar a una escort

El otro día me llamó un amigo que con la excusa de tomar un vino, quería saber mi opinión sobre la crisis existencial que estaba viviendo.

-Una copa de blanco, por favor. -Fiel a mis costumbres.

+ Para mí un Gin tonic.

Era pronto y ya estaba con Gin tonic, su crisis claramente iba más allá de temas laborales. Directamente le pregunté cómo le iba con la chica con la que salía hacía unos años.

 Siempre me la había pintado muy bien y sinceramente, creí que acabarían teniendo hijos, hipotecas y un divorcio tormentoso (pero más adelante). Ahí vino el huracán.

+ Quiero tirarme a otras – soltó tras dar el primer sorbo a su copa.- Blablablá me gusta, es una chica fantástica con la que todo funciona estupendamente. No sé qué pasa, no sé por qué entonces me apetece conocer otros cuerpos, vivir aventuras. Ya sabes…

 Sí, ya lo sé. Claro que lo sé. Es algo que en primera instancia, cuando una relación comienza, te niegas a creer pero que, en última instancia, la realidad es que ya pueden pasar uno o los años que sean, en algún momento, te  apetecerá acostarte con otras personas. Descubrir esto por primera vez es como cuando te enteras de que los Reyes Magos no existen, en el fondo ya lo sabías pero molaba mantenerlo.

– Pues tírate a otras. Pero de buen rollo.

+ Joder, ¡no es tan fácil! Que si conocer, que si seducir, que si quedemos, que si no me mandes whatsapp, que si te los manda y tienes que dar explicaciones. Es mucha movida…

Os juro que me tuve que morder la lengua para no decirle “¡que llames a una escort, melón!”. Pero no, claro, es algo que no hay que decir.

Siempre he defendido que la opción más cómoda y segura cuando te encuentras en esta situación es contratar a una escort que cumpla con lo que se está buscando. Saber que vas a estar con una chica de tu gusto, sexualmente implicada, con la que disfrutar  y sin complicaciones emocionales, realmente tiene que ser  una pasada. Y siempre va a ser mucho más económico (en tiempo y dinero ) que una amante al uso.

– La verdad es que no se me ocurre nada que puedas hacer en este caso.- Tuve que decir finalmente.

+ Ya. Es muy complicado. De todos modos, gracias por escucharme. ¿Qué te parece lo de Bob Dylan?…

Couple making love
Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid, escríbeme: citaconmarta@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s