Madrid, el ocio y las ganas de probar nuevos cuerpos

No sé si soy yo o es que Madrid está cargado de sexualidad.

Este fin de semana, tras unos días de tormentas, frío, filtros grises, ha vuelto a aparecer el sol y el calor, para colmo, había otro día festivo y una oferta de ocio bastante extensa. Vamos, que todos nos hemos tirado a la calle, con ganas de que pasen cosas de esas que nos pueden traer problemitas, porque los problemitas nos ponen muchísimo y son tema de conversación ganador con nuestra gente.

Mis amigas y yo, nos pasamos nuestra media tarde consiguiendo unos looks que parecieran casuales, pero que, en realidad, llevaban una producción de las caras. Sí, somos ese tipo de chicas.

Nos juntamos con la gente con la que habíamos quedado y desde el primer momento supimos que la noche prometía. Muy mal se tiene que dar para que cuatro chicas, saliendo con quince chicos, no se sientan protegidas, deseadas y se diviertan.

Que si vamos a un sitio, que si vamos a otro, que si unas risas, que si unos chupitos, que si desaparecen los elementos sobrantes de la ecuación y quedamos dos. Él y yo.

– Se te ve una persona feliz.- Me dijo.

Sí, soy una persona feliz y para seguir siéndolo necesito mi dosis de problemitas y algún que otro drama (de los pequeños). No sé si será una paradoja, pero es cierto, que lo que más  me hace reír suelen ser los momentos de absurda tristeza trabajados por el tiempo y los líos, éstos, precisamente por el efecto sorpresa que suelen acompañarlos.

– Me gustas. Eres una mujer de la que sería fácil enamorarse. -Continuó.

Claro, de la mayoría de las personas que nos gustan físicamente es fácil enamorarse, siempre que estemos en el momento correcto (y aunque no lo estemos, también).

Creo que también sería fácil que yo me enamorase de ti.- Un momento. ¿Por qué dije eso? Apenas conocía a ese tío y además él está casado. (Un detalle que se me olvidó mencionar).

Nos besamos. Y así fue como este fin de semana empezaron mis problemitas.

Si quieres vivir una experiencia inolvidable y  con cero problemitas, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com 

Oh, blanca Navidad

¿A ti también te parece que el anuncio que han puesto en Sol de la serie NARCOS está sobrevalorado? En serio, no encuentro el ingenio en una asociación tan manida :-/

 Tras la queja pertinente sobre un tema que nada tiene que ver con lo que nos compete, tengo que decir que sí, que ya está aquí de vuelta la Navidad y que toca felicitarnos.

 La pasada semana tuve la cena de empresa, ¡me vuelve loca el día de la cena! y sobre todo, los límites que sobrepasamos y como todos tenemos el pacto no volver a comentar nada de lo que suceda esa noche.

 Este año, además, se llevan mucho las lentejuelas y yo me atrevo muchísimo con ellas. Sí realmente iba guapísima, no lo vamos a negar 🙂

 En esta ocasión no tenía previsto acabar en mi cama acompañada, más bien me divertía pervertir a un par de chicas nuevas para que bebieran muchísimo y observar hasta dónde llegaban y con quién. Mi lado juguetón está muy presente en estas fiestas.

 Sin embargo, cuando sales de casa “pasan cosas” y aunque lleves un plan predefinido, se puede ir a la mierda   al traste, en cuanto te sientan junto a uno de los mejores amigos del compañero con el que te llevas liando unos meses y que no está presente.

 “No hay compromiso con mi compañero, pero enrollarse con su amigo está feo. Sí, está feo, pero él (el amigo) está bastante bueno y además, lo que pasa en la cena se queda en…”

 Mi diálogo interno era un auténtico show. Valores vs hacer lo que realmente me apetece.

 En una de estas revisé el correo desde mi móvil y ¡oh, sorpresa! Uno de mis amantes estaba en un hotel de paso. Sabía que era precipitado pero quería saber si podíamos vernos.

 Acabé en la cama de mi amante, con mis lentejuelas y sin que nadie, sobre todo mi rollete estable del trabajo, resultase herido.

 La moraleja de esta historia es que hasta para tener escarceos hay que ser elegante. Y si no, ya venís alguno a rescatarme.

 ¡Disfruta de las cenas y compartamos una tú y yo!

cena-con-escort-madrid

Vivamos una Girlfriend Experience en Madrid, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com

 

Cómo despertar el deseo en tu escort

… Sobre todo si tu escort soy yo, claro 😉

  • Acude a nuestra cita con una imagen cuidada y bien perfumado.

 Así comenzarás a despertar mi deseo. Saber que te has tomado tiempo en cuidar tu imagen para mí nunca pasará desapercibido. Y tu aroma es tan importante…

  • Citas sin prisa.

Siempre digo que lo ideal es una velada (siempre que se pueda). Claramente, una cena y una conversación distendida bañada en vino, sube el nivel de una cita varios puntos y por supuesto, hará que nos conozcamos más, por lo que la confianza hará que nos sintamos cómodos en un nivel más íntimo.

  • Si te gusta lo que ves, dilo.

No te guardes nada. Recibir palabras bonitas de un hombre como tú, me excita muchísimo!

  • La delicadeza.

Acariciar con los dedos, con la lengua, con la piel… me vuelve loca, no lo voy a negar. Me gusta alargar ese momento hasta no poder más. Hasta suplicarte que me des más de ti.

  • Déjame ser yo.

Permite mi sensualidad, mis tacones, mi lencería, mis caricias…

Esto, todo esto hace que se despierte mi deseo, que me ponga muy caliente. De hecho, sólo con leerlo ya… 😛

¡Feliz día!

gfe madrid

Si quieres vivir una Girlfriend Experience, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com