Madrid, el ocio y las ganas de probar nuevos cuerpos

No sé si soy yo o es que Madrid está cargado de sexualidad.

Este fin de semana, tras unos días de tormentas, frío, filtros grises, ha vuelto a aparecer el sol y el calor, para colmo, había otro día festivo y una oferta de ocio bastante extensa. Vamos, que todos nos hemos tirado a la calle, con ganas de que pasen cosas de esas que nos pueden traer problemitas, porque los problemitas nos ponen muchísimo y son tema de conversación ganador con nuestra gente.

Mis amigas y yo, nos pasamos nuestra media tarde consiguiendo unos looks que parecieran casuales, pero que, en realidad, llevaban una producción de las caras. Sí, somos ese tipo de chicas.

Nos juntamos con la gente con la que habíamos quedado y desde el primer momento supimos que la noche prometía. Muy mal se tiene que dar para que cuatro chicas, saliendo con quince chicos, no se sientan protegidas, deseadas y se diviertan.

Que si vamos a un sitio, que si vamos a otro, que si unas risas, que si unos chupitos, que si desaparecen los elementos sobrantes de la ecuación y quedamos dos. Él y yo.

– Se te ve una persona feliz.- Me dijo.

Sí, soy una persona feliz y para seguir siéndolo necesito mi dosis de problemitas y algún que otro drama (de los pequeños). No sé si será una paradoja, pero es cierto, que lo que más  me hace reír suelen ser los momentos de absurda tristeza trabajados por el tiempo y los líos, éstos, precisamente por el efecto sorpresa que suelen acompañarlos.

– Me gustas. Eres una mujer de la que sería fácil enamorarse. -Continuó.

Claro, de la mayoría de las personas que nos gustan físicamente es fácil enamorarse, siempre que estemos en el momento correcto (y aunque no lo estemos, también).

Creo que también sería fácil que yo me enamorase de ti.- Un momento. ¿Por qué dije eso? Apenas conocía a ese tío y además él está casado. (Un detalle que se me olvidó mencionar).

Nos besamos. Y así fue como este fin de semana empezaron mis problemitas.

Si quieres vivir una experiencia inolvidable y  con cero problemitas, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com 

Por qué repetir con un cliente

Lo que nos hace repetir sexualmente con una persona es lo bien que hace que nos sintamos a su lado. Fin.

No se trata de ser un Dios del sexo, ni de ser el doble en las escenas de acción de Hugh Jackman, ni de ser el heredero de la corona de Escocia… bueno, ya me has entendido.  Se trata de algo tan sencillo y tan genuino, como hacer que la persona que tenemos a nuestro lado se sienta la más importante del universo.

Sinceramente, nunca he repetido con un amante de pago con quien no haya tenido esa sensación. Soy así de rarita. Digamos que para mí eso es la GENEROSIDAD y yo la desbordo, por lo tanto, necesito que las personas que compartan momentos de pasión conmigo, hagan lo propio. Entiendo que quien no goza de generosidad como una de sus cualidades principales, suele tener bastantes aspectos en su personalidad con los que no comulgo, por lo que, mejor no perder tiempo ni energía.

Hacer que tu amante sea la persona más importante, que tenga toda tu atención, cariño y pasión es algo que siempre es bien recibido. Algo que hace que la otra persona desee volver a verte y se encienda la inspiración para corresponder a esas atenciones. Es una ley exacta.

Follar está bien, pero vivir una experiencia como las que a mí me gusta vivir con mis amantes, te aseguro que es otra película.

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com

La novedad es un plus

En los últimos meses han cambiado bastante las cosas en mi vida. Si ya me conoces, sabes perfectamente a lo que me refiero. Si aún no nos conocemos, lo dejaremos en que una nueva empresa se ha dado cuenta de que soy la mejor opción con la que pueden contar y ésto ha hecho que cambie de ubicación, de horarios, de despacho y (lo más excitante) han cambiado las personas con las que más tiempo paso a lo largo del día.

 Nueva gente, me encanta la gente. Se abre un espectro de compañeros que desean follarse a “la nueva”, además la nueva está soltera y bastante buena. Lo mejor de todo esto, es que la nueva soy yo 🙂

 No he cambiado demasiadas veces de empresa, pero siempre que lo he hecho recuerdo haber empezado con el propósito de no liarla parda. Espero saber reconocerme a mí misma tarde o temprano que sí, que la voy a liar parda, que me voy a tirar a quién no debo y que viviremos alguna situación de las que no apetecen, después de vivir otra que apetecía mucho. Partir de esa base, pienso que facilita mucho las cosas. Hay que conocerse.

 Esta nueva empresa tiene mucho que ofrecerme, realmente considero que puedo aprender muchísimo allí. Por otro lado,  en el departamento jurídico he visto a un par de  compañeros que también parecen tener BASTANTE que ofrecerme 😉

 Ya, ya sé que tirarse a alguien de la oficina es de las cosas menos inteligentes que se pueden hacer en la vida, pero que levante la mano quién no lo haya hecho. ¡¡¡Lo hemos hecho todos!!!  ¿a quién queremos engañar? Lo hacemos principalmente por cercanía, tampoco tenemos tanto tiempo para estar conociendo gente nueva. Y lo hacemos también por curiosidad, nos encanta descubrir cómo se lo monta una persona nueva y hasta dónde es capaz de llegar.

 La sensación de aparecer por la oficina con mis tacones y sofisticación, mientras noto las miradas de mis nuevos compañeros deseándome, me pone muchísimo. Me encanta gustar, es superior a mí. Pero, eso sí, esta vez no voy a liarla parda, de verdad que no…

😉

P.d. A pesar de los cambios, sigo teniendo tiempo para una excitante cita con un hombre diferente, elegante, generoso y que sepa hacer que una mujer se sienta única. Escríbeme y te digo cómo hacerlo. citaconmarta@gmail.com

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid escríbeme a: citaconmarta@gmail.com