la historia

Hay decisiones que se toman porque aunque aunque hay otras mejores a los ojos de la ética moral de otras personas, sin duda, no son las más acertadas para ti. Como ser chica de compañía, por ejemplo.

Ahí estaba esa chica, con su vida “normal”, de trabajo bien considerado y de novio exitoso, con proyecto de boda incluido.

Esa chica se enteró de que su novio le había sido infiel y que se había roto el acuerdo de lealtad que tenían. Dejó la relación sin miramientos. Se mudó de casa y comenzó de cero.

Esa chica no cumplió con las exigencias de su trabajo durante los meses siguientes. No hay excusa para esto en el mundo adulto, aunque si la hubiera, la falta de enfoque, concentración y tristeza, habría sido la suya. La despidieron.

Rápidamente encontró de nuevo un trabajo, aunque con unas condiciones que en este momento no aceptaría, pero aceptó.

Siempre le había gustado el sexo y sentirse deseada. Siempre le gustó lo prohibido, vivir cosas diferentes, guardar secretos y más si son propios. Siempre le gustó la excitación y dar luz a la oscuridad. Siempre le apasionó leer anuncios clasificados en el periódico y en internet. Le gustaba ver porno a diario. Le gustaba ser discreta y dejar su parte más sexy para la intimidad.

No le costó tomar la decisión de publicar su primer anuncio, ni de crear un blog y un personaje, tampoco le costó acostarse con su primer cliente. O puede que sí.

Se prometió a sí misma sólo quedar con hombres que le hicieran sentir entre algodones y también se prometió hacerles sentir igual. Es complicado que ella rompa una promesa y menos, cuando el resultado de ésta le aporta felicidad. Sabía que lo que ella podía ofrecer, en el mundo de las citas prepago era bastante diferente a lo ofertado, pero también sabía que era lo único de la experiencia que realmente podría interesarle.

Ha pasado tiempo y muchas cosas. Nunca se ha arrepentido de la decisión que tomó. Ella es feliz y hace feliz a las personas con las que comparte su tiempo, sus citas.

De eso se trata. Siempre.

Si quieres ser mi cómplice y vivir una Girlfriend Experience, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com

 

 

 

 

 

¿Qué vienes a enseñarme?

Cada persona que aparece nueva en mi vida la siento como un regalo hecho por el señor que se dedica a hacer que las cosas pasen (se llame como se llame). Nada me apetece más en ese momento que sentarme en una butaca, comprar palomitas, poner a esa persona nueva delante y decir: “A ver, persona nueva, ¿qué vienes a enseñarme?”. Evidentemente no lo hago, aunque no lo descarto en un futuro.

Cuando hablo de “personas nuevas” no puedo evitar extrapolarlo a mis amantes. A esas personas que un día me encuentran y permiten que yo les encuentre. Es muy fascinante todas las cosas que pueden llegar a suceder cuando menos te lo esperas.

He sentido amores fugaces y he creado lazos profundos, dentro de la profundidad que permite los límites de cada uno. Hemos viajado juntos. Nos hemos despertado el uno al lado del otro. Me han hecho regalos increíbles, incluyendo “la confianza” (que ese los supera todos). Me han permitido ser caprichosa con una sonrisa. Han comprendido mi punto de locura. Me han hecho reír hasta la extenuación. Y sobre todo, he aprendido, mucho, tanto de cada amante que ha pasado por mi vida, o que sigue en ella, que nunca querría borrar cada recuerdo y cada secreto que pase el tiempo que pase, nos seguirá uniendo.

Es bonito y no puedo evitar recordar a mis amantes desde el amor y eso es lo que hace que esto sea diferente. Que estás tú, que estoy yo y que nos gusta hacer magia.

resultados--sentira-mas-pasion-por-su-pareja-e-intentara-hac-1-2012086020253-4874c6ea0eded4bfea97f4bea8ff5b3a

Si quieres vivir una auténtica Girlfriend Experience en Madrid, contacta conmigo:

citaconmarta@gmail.com +34603200325

Si pasamos la noche juntos

Cuando vuelves a la soltería, una de las cosas que más se extrañan durante los primeros días es dormir en compañía. Sobre todo, si tenías como pareja a un koala que se pasaba la noche abrazado a ti (sí, ese fue mi caso). Cuando pasa el tiempo, realmente lo que no soportas es dormir acompañada. Recuerdo cómo me torcían el morro mis amantes ocasionales cuando llegado el momento les pedía que se fueran, que necesitaba descansar y que no era capaz de dormir con nadie. Se enfadaban, sí y con razón.

 Supongo que todo son etapas o circunstancias. Ahora me encanta pasar la noche entera acompañada, supongo que es el final perfecto de una cita, que ya de por sí, ha sido especial. A ver, endiéndeme, tampoco pasas la noche con cualquiera, es un paso más en la intimidad, es disfrutar de la compañía en otros escenarios más cercanos, es subir de nivel con la persona que te acompaña. Es la diferencia.

 Dormir junto a tu amante, después de habernos perdido entre esas sábanas hasta encontrar el orgasmo, sentir su respiración, su piel… no sé, yo me siento bien. Protegida. Y luego despiertas y ahí somos tan vulnerables, tan auténticos y normales.

 Vamos que sí, que toda una vida puede suceder durante una noche en compañía de esa persona. Sí, de “esa”.

martagfemadrid

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid contacta conmigo:

citaconmarta@gmail.com

+0034603200325